Estudio de Atisba mostró el crecimiento alcanzado por comunas turísticas y productivas

Más de 270 mil segundas viviendas compraron los chilenos en la última década Trabajadores de la minería y familias de clase media definen el nuevo perfil de los compradores, según la Cámara Chilena de la Construcción. El Gran Valparaíso lideró el auge inmobiliario de este mercado. Manuel Valencia Fue siempre el […]

Más de 270 mil segundas viviendas compraron los chilenos en la última década

graficoTrabajadores de la minería y familias de clase media definen el nuevo perfil de los compradores, según la Cámara Chilena de la Construcción. El Gran Valparaíso lideró el auge inmobiliario de este mercado.
Manuel Valencia Fue siempre el mismo rito de los fines de semana: apenas terminaba la jornada laboral del viernes, el matrimonio de Pedro Fuenzalida y Alicia Díaz se apresuraba en empacar, preparar el auto, dejar Santiago y viajar a su departamento en Viña del Mar. «Y el domingo volvíamos tarde, achacados «, cuenta Sofía Fuenzalida, la única hija de la familia.

Pero apenas pudieron pedir la jubilación anticipada, los padres de Sofía se mudaron a la Ciudad Jardín. «Son más felices allá; ganaron en calidad de vida. Están más contentos», dice esta psicóloga, que se quedó en la casa familiar de La Reina.

El caso no es aislado, y así lo evidencian las cifras del Censo 2012, que muestran que el Gran Valparaíso fue protagonista en el auge nacional en la compra de una casa o departamento de veraneo para los feriados y fines de semana o de uso práctico relacionado con la estada temporal por un trabajo.

De acuerdo con un análisis realizado por la consultora Atisba, en solo una década, en el Gran Valparaíso se compraron 23.706 casas (61.820 en toda la región), lo que representa un 29% del mercado total de segundas viviendas en zonas turísticas del país, que en entre todas sumaron 81.339 en el último período intercensal.

Este es el segundo mayor crecimiento, después del Gran Santiago, en el caso de las comunas productivas. En total, estas últimas sumaron 51.386, y el 54% están en la capital.

¿Y por qué la costa de la V Región? Alejandro Vidal, presidente de la delegación de Valparaíso de la Cámara Chilena de la Construcción, señala que la calidad de vida de la zona, definida por sus playas, espacios públicos y servicios, ha atraído no solo a santiaguinos, sino «también a trabajadores de la minería que optan por dejar acá a sus familias mientras están en sus turnos. Además, ha subido mucho la cantidad de familias de clase media que, con esfuerzo, ya han pagado su casa, y eligen la segunda vivienda en Viña del Mar».

Según Vidal, el fenómeno podría sufrir un retroceso si no se invierte en obras de infraestructura para reducir la congestión. «Los compradores optan por esta zona por la calidad de vida, y lo que hacen los tacos es justamente dañarla. Faltan políticas para invertir en obras de vialidad», afirma.

FotoEl fenómeno no es exclusivo de la V Región: según el Censo, estas propiedades se multiplicaron en casi todas las ciudades del país. En la última década, 270.231 segundas viviendas se sumaron a las 694.112 catastradas en Chile, acercándose, en total, al millón.

Luego del Gran Valparaíso, otro eje turístico de la V Región, Algarrobo-El Tabo-El Quisco-Santo Domingo captó el 15% del total de segundas viviendas en zonas turísticas del país.

«Esto se explica por su cercanía a Santiago y la variada oferta de servicios que tienen las ciudades. Además, presenta una diversificación socioeconómica, ya que se orienta a todos los mercados. Hay una consolidación de balnearios de clase media y alta», señala Iván Poduje, urbanista y consultor de Atisba.

Después, una zona productiva captura parte del auge: Los Lagos sube en 128%, con 6.806 viviendas nuevas respecto de 2002. En opinión de Poduje, este aumento se dio por el turismo asociado a campos y lagos y por el pujante mercado del salmón.

¿Y qué sucede con Santiago? El reporte arroja el principal crecimiento del país. Según el informe, elaborado con las cifras del Censo, el Gran Santiago aumentó en 27.872 viviendas en 10 años, lo que representa un alza de 37%. De todas formas, en los análisis se advierte que en la capital, gran parte del mercado está capturado por inversionistas que compran para arrendar, lo que no implica que se trate de una segunda vivienda -entendida como una propiedad alternativa de una familia-, puesto que el incremento lo protagonizan trabajadores y estudiantes de zonas cercanas, como Valparaíso.

Claves

La escasez de suelo urbano y la congestión vehicular podrían frenar el auge inmobiliario de las segundas viviendas en el Gran Valparaíso. Según la Cámara Chilena de la Construcción, es urgente invertir en obras viales.

Publicado el 18 de Sep

Síguenos en Twitter