El 16% de los departamentos ubicados en blocks está en situación crítica

Ministerio de Vivienda elaboró el primer catastro de condominios sociales en el país: Estudio muestra que estos conjuntos habitacionales, construidos en los últimos 77 años, se concentran mayormente en las regiones Metropolitana, de Valparaíso y Biobío. Los primeros edificios de viviendas sociales datan de hace 77 años, cuando en 1936 […]

Ministerio de Vivienda elaboró el primer catastro de condominios sociales en el país:

Estudio muestra que estos conjuntos habitacionales, construidos en los últimos 77 años, se concentran mayormente en las regiones Metropolitana, de Valparaíso y Biobío.

graficoLos primeros edificios de viviendas sociales datan de hace 77 años, cuando en 1936 las cajas de empleados idearon una fórmula para levantar, a precios convenientes, verdaderas villas para trabajadores. Hoy, barrios como la población Arauco del sector Maestranza dan cuenta de la revolución que significó el concepto.

Con el tiempo, la solución se volvió más masiva y conjuntos como las históricas villas Portales (construidas entre 1954 y 1966) y Olímpica (1961-1967) muestran cómo los arquitectos de la época buscaban combinar un diseño armónico con la integración social. El modelo se mantuvo de forma similar a inicios de los 70, con los blocks de cuatro o cinco pisos.

blocksSin embargo, a partir de los años 80, la necesidad de dar abasto al gran déficit habitacional motivó la construcción de 1.044 conjuntos con departamentos de 42 m2 de superficie, localizados, generalmente, en la periferia.

Parte importante de las viviendas construidas en esta época conforman los 55.768 departamentos en estado crítico que logró detectar el primer catastro de condominios sociales, elaborado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu).

En total, representan el 16% de los 344.403 departamentos localizados en los 1.555 blocks que lograron contabilizarse en el país.

columna«El catastro es la primera herramienta que de manera exacta y fidedigna nos entrega una radiografía de dónde están los principales problemas en materia de servicios a nivel nacional, concentrándose los principales problemas en las regiones metropolitanas. Con esta se generan planes de acción integrales, donde se podrá dar respuesta a estas necesidades», explica el ministro de Vivienda, Rodrigo Pérez.

Los 1.555 conjuntos se concentran principalmente en las regiones Metropolitana (671), de Valparaíso (334), Biobío (147) y O’Higgins (89). En el Gran Santiago, en los últimos 20 años se concentraron en La Florida (40), Maipú (34) y Puente Alto (32).

En promedio, los departamentos tienen una superficie de 42,1 m2, no tienen clóset y solo algunos tienen un tercer dormitorio.

A partir del diagnóstico, la cartera trabaja en diversas alternativas para resolver los problemas sociales y materiales que presentan los blocks . Esto, a través de la demolición de edificios en estado crítico, la desdensificación (demolición de un departamento para ampliar otros dos vecinos) o bien, con planes de mejoramiento del edificio y de su entorno.

Para el urbanista UC Luis Eduardo Bresciani, la recuperación de los barrios vulnerables debe ser una de las prioridades de la política urbana en los próximos años. «No solo se requiere recuperar la infraestructura y la calidad de algunas de las viviendas, sino poner fuerte acento en la recuperación de las comunidades desde lo social y desde el punto de vista de integración a la ciudad. No se trata de poner el foco en la demolición, sino en la reconstrucción, regeneración e interacción hacia las comunidades donde viven», afirma.

Actuales

Los urbanistas señalan que muchos de los edificios construidos hoy continúan la lógica de los blocks levantados antes de 2009.

520 UF es el costo máximo de tasación que deben tener los departamentos de blocks para ser considerados como viviendas de un condominio social. También deben haber sido construidos por una entidad pública o semipública, como el Serviu. Con ello, pueden acceder a planes de rehabilitación del Minvu.

Publicado el 18 de Sep

Síguenos en Twitter