Estación antofagastina volverá a ser un espacio ciudadano

Proyecto donde participa Atisba: Estación antofagastina volverá a ser un espacio ciudadano DEJÓ DE FUNCIONAR EN LA DÉCADA DE LOS 70: El centenario edifico del Ferrocarril Antofagasta Bolivia, ha marcado a varias generaciones. Un proyecto de recuperación le concederá un nuevo estatus urbano. “Lugar de citas para pololeos, refugio para […]

Proyecto donde participa Atisba:

Estación antofagastina volverá a ser un espacio ciudadano

DEJÓ DE FUNCIONAR EN LA DÉCADA DE LOS 70:

El centenario edifico del Ferrocarril Antofagasta Bolivia, ha marcado a varias generaciones. Un proyecto de recuperación le concederá un nuevo estatus urbano.

“Lugar de citas para pololeos, refugio para amantes furtivos, escenario para encuentros de fútbol callejero y recinto de estudio para muchos “mateos” del barrio. Espaciosos accesos para aprender a andar en bicicleta o para poner tirantes al volantín. El quiosco de Doña Inocencia, aledaño a la escala principal de acceso, proveía todo aquello que los pasajeros olvidaban: dulces, cigarrillos, bebidas”, escribe el profesor e investigador Jaime Alvarado en una crónica acerca de la Estación Valdivia.

Es uno de los símbolos de Antofagasta si bien no se encuentra en el centro histórico, donde la propia Estación Antofagasta –de fachadas verdeadas– captura siempre la atención de los visitantes. La Estación Valdivia se ubica en el sector de calles Valdivia y Matta, en lo que entonces fuera el límite oriente de Antofagasta.

Construida en pino oregón americano, inició sus actividades en junio de 1916. Pertenecía al sistema del Ferrocarril Antofagasta Bolivia (FCAB), que operó con gran dinámica como transporte del salitre hasta 1930. Y funcionó además como transporte de pasajeros en la red Ferrocarril Longitudinal Norte, según explica Jorge Luis Honores, arquitecto y asesor urbanista de la municipalidad.

“Pero la estación perdió su rol comunitario poco a poco, desde que dejó de operar alrededor de 1974. Los trenes ya no funcionaron y muchas estaciones en Chile quedaron abandonadas. Hoy se encuentra cercada, por el riesgo de ocupación”, dice. Sin embargo, un proyecto urbano de recuperación patrimonial impulsado por FCAB y Antofagasta Minerals permitirá revitalizar no sólo el espacio físico sino también el símbolo que constituye para los antofagastinos.

El Plan de Reconversión de Patios Ferroviarios que llevan adelantes ambas entidades dotará de nuevos atributos a la Estación Valdivia para recuperar su estatus, bien descrito por Jaime Alvarado.

“Según el diagnóstico, la estación se encuentra en condiciones para una recuperación. Su daño se debe mayormente a factores climáticos: la exposición del sol y la humedad. También las termitas”, señala América García, ingeniero en el proyecto. “La segunda etapa se centra en un trabajo participativo con los vecinos para decidir cuál será su nuevo uso: puede ser un archivo o un centro cultural. Eso se define tras las consultas, porque no queremos que la estación se convierta en un elefante blanco”, agrega Jaime Henríquez, gerente de Sustentabilidad y Desarrollo Territorial de FCAB.

Los primeros resultados –estiman desde FCAB– podrán verse dentro de tres años. El proyecto evalúa un financiamiento de entre 2 y 3 millones de dólares y considera la habilitación de esos espacios y explanadas que convocaron a los vecinos de la Estación Valdivia.

“Se formó alrededor del ferrocarril como un barrio obrero que prestaba diversos servicios. Fue creciendo rápidamente hasta tener una identidad propia en la ciudad”, dice la ingeniero América García. “Y fue un sector de mucho movimiento y de bohemia de la ciudad. Actualmente es un barrio patrimonial con gran arraigo. Sabella, Rivera Letelier y Floreal Recabarren cuentan historias de sus personajes”, completa el arquitecto Jorge Luis Honores.