Semáforos en las salidas y malas prácticas de conductores atochan las autopistas urbanas

Los tacos que obstruyen el tránsito entre Santiago y las comunas «dormitorio»: Rosa Eissler sabe que si se atrasa 10 minutos en salir de su trabajo, en Vitacura, puede tardar el doble o más en llegar a su casa de Calera de Tango. «Si salgo a las 6 de la […]

Los tacos que obstruyen el tránsito entre Santiago y las comunas «dormitorio»:

Rosa Eissler sabe que si se atrasa 10 minutos en salir de su trabajo, en Vitacura, puede tardar el doble o más en llegar a su casa de Calera de Tango. «Si salgo a las 6 de la tarde, alcanzo justo para no agarrar el taco. Si no, es terrible», cuenta.

En su trayecto, el sector que más le complica es el enlace de Costanera Norte con Autopista Central, un tramo de tan sólo 2 km en el que ha llegado a demorarse hasta 45 minutos. Ahí se produce un encuentro entre las dos filas de autos que luchan por salir de Costanera Norte hacia Autopista Central y la hilera de autos que, en los mismos metros, intentan ingresar a la carretera para ir al poniente.Tras esa valla, quienes salen se topan con los autos que vienen por Vivaceta antes de, finalmente, entrar a la Norte-Sur. La odisea termina tras eludir a las dos columnas de vehículos que vienen del norte y que intentan salir hacia el centro. Este grupo suele estar detenido por un semáforo ubicado sólo metros más allá de la salida. «Uno pasa tan lento, que incluso los delincuentes apedrean las ventanas de los autos», se queja.

Es un ejemplo de la congestión que, a diario, viven los usuarios de las autopistas urbanas de Santiago a las horas peak.

Problema de diseño? Así lo cree el experto en tránsito de Atisba, Iván Poduje. «Los cruces entre autopistas usan vías locales, siendo que debieran resolverse entre vías expresas; y algunas salidas están muy cerca de cruces semaforizados», detalla.

Las mismas concesionarias lo reconocen: Costanera Norte lleva dos años trabajando con el MOP para resolver sus nudos críticos. Las obras partirán en 2011, con un ensanchamiento en el sector de La Concepción.

En todo caso, Alejandro Torres, ingeniero especialista en tránsito de la Usach, cree que «si bien algunas autopistas tienen problemas de diseño, también hay un problema de parque automotor». El crecimiento de las comunas periféricas genera una mayor demanda por estas vías.

Los usuarios coinciden con estos análisis y añaden otro factor: los malos hábitos de algunos conductores. No faltan los que obstruyen el tráfico intentando salir de las autopistas en segunda o tercera fila, o los que usan las pistas de ingreso para adelantar por la derecha.

Para Poduje, estos detalles son importantes: «Un caso es el ‘taco del mirón’, que se produce cuando hay un accidente y la gente se detienen a mirar, generando congestión y choques por alcance. O la ‘pana del tonto’, que no merece mayores comentarios».

APROBACION

Los usuarios le pusieron nota 5,8 a las autopistas urbanas en un estudio del MOP de 2009. Las públicas lograron un 4,5.

Newsletter

Suscribirse por correo electrónico es una excelente manera de conocer nuestras últimas noticias, proyectos, investigaciones, análisis, eventos y trabajos. Suscribirse es rápido y fácil.
Loading